UNA TORMENTA DE AMISTAD

Capítulo 7

La plaza del pueblo estaba repleta de juventud, se sentía el bullicio por las calles adyacentes a ella; toda la muchachada ya se había organizado, cada uno en su respectivo equipo, antes de que el reloj del campanario de la plaza diera las doce, momento en el que el partido comenzó.

Luis no se había acercado allí, pensó que no pintaba nada; además de sentir mucha cobardía, para él ya no merecía la pena, había pensado volver a la ciudad y ya no iba a haber marcha atrás.

Los chavales vociferaban y corrían detrás del balón, mientras las muchachas que allí también se habían acercado chillaban y animaban, cada chica a su respectivo novio o pretendiente, por supuesto entre ellas estaba Elena, que hacía lo propio con Pedro.

– ¡Vamos, ¡Pedro, que eres el mejor, nadie puede contigo jugando al fútbol, y haciendo grandes goles! ¡Vamos, corre, ánimo!

En una pausa del partido, Pedro se sentó en el banquillo, instante en el cual Elena se acercó a él y se sentó pegada muy juntos.

-Hola, Pedro, qué bien juegas.

-Hola, ¿cómo estás después de lo que pasó el otro día?

-Bien, porque sé que tú también me quieres, y mal porque no fui correspondida como me hubiera gustado.

-Pero ya sabes por qué…

– Ya, quiero que sepas que no me arrepiento de nada de lo que te dije, eso es lo que realmente siento.

-Sabes que yo también lo siento, te amo, te quiero y me pareces muy bonita, siento no haberte correspondido como querías, pero sabes que yo también lo deseaba.

Sin dejarle terminar y muy eufórica, le agarró la mano y le dijo:

-Anda, tonto, calla y ven.

Se levantaron del banquillo y Elena, tirando de él, le llevó hacia una pequeña chopera que había al lado.

-Bueno, ¿qué? Ya estamos solos.

-¿Qué pretendes, Elena?

-Tu qué crees…

-No puede ser, ¿o sí?

Los dos chicos se juntaron más y se dieron un beso en la boca. Cuando Elena volvió a hacer lo de la otra vez, cogió las manos de Pedro, y se las llevó a sus pechos, este viaje Pedro no fue tan esquivo, y la acarició los senos muy suavemente, desabrochando la minúscula blusa que llevaba y desabrochándole el sujetador.

-Ahora sí, Pedro.

Pedro la cogió fuertemente de los glúteos y se la echó sobre sí, quitándole las braguitas, mientras ella le bajaba los pantalones y le quitaba la camiseta. Una vez desnudos los dos, Pedro, cuidadosamente, la penetró y empezó a hacer los mismos movimientos sinuosamente…

-Sí, Pedro, sí.

Mientras tanto, Luis finalmente se dirigió a la plaza decidido a pedir perdón a Elena. Mientras caminaba, llegó al tramo de la chopera, cuando se dio cuenta de que las hojas y la vegetación se movían más de la cuenta, se decidió a acercarse un poco más, hasta que se topó con dos cuerpos tumbados en el verde y completamente desnudos, se quedó estupefacto al ver quiénes eran e imaginó lo que estaban haciendo ahí.

-¡Peeedrooo! -dijo sorprendido.

-¿Qué haces?, me estás traicionando, ¿no eras mi amigo? Ahora sí que sí, yo me voy de aquí.

-Espera Luis, espera, tengo una explicación para esto…

No le dio tiempo a explicar cuando Luis ya había desaparecido corriendo y diciendo.

-¡No puede ser!, ¡no puede ser!, ¡mi mejor amigo!

Los dos chicos desnudos se empezaron a vestir rápidamente, Elena le dijo:

-Pedro, ha sido maravilloso, Luis es un buen chico, incluso atractivo, pero yo te quiero a ti, no te sientas mal por lo que ha sucedido.

-No me siento mal, esto alguna vez tenía que suceder. Eso sí, intentaré hablar con él y lo tendrá que entender, te quiero.

-Y yo a ti, Pedro, y yo a ti.

Pedro y Elena se alejaron de la chopera e incluso de la plaza.

-¿Irás a la ribera del río esta noche? Sabes que hay parrillada.

-Pues claro, nunca falto.

Así transcurrió el mediodía; esperando que llegara la noche, Pedro la dijo a Elena:

-Oye, ¿tú sabes algo de lo que ha pasado con tu padre y mi madre?

-No, pero lo intuyo, y pensándolo bien, llegaríamos a ser hermanastros si se casan, jajajaja.

-¡Ja ja jajá! -respondió Pedro.

Cada uno se dirigió a su respectiva casa sin arrepentimiento de nada y con mucha mucha hambre, el cansancio producido tras el acto lo demandaba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s