UNA TORMENTA DE AMISTAD

Capítulo 6

 

Después de un corto, pero sí un buen descanso, Pedro se despertó sobresaltado y angustiado…

– ¡Huy, que hora es!, la una y media de la madrugada, me he quedado todo frito, y yo le he dicho a Luis que me pasaba a la una a llamarle, tengo que darme prisa.

Cogió lo primero que había en el armario, se vistió y se colocó un poco el pelo con las manos, también comprobó rápidamente que su madre aún no había llegado.

-Qué raro, si mi madre suele ser puntual, y a las cinco debería abrir.

Salió corriendo por el pasillo hasta llegar a la puerta, la cual ya se estaba abriendo, su madre acababa de llegar.

– ¿Dónde vas tan rápido, hijo?

-He quedado con Luis, no puedo entretenerme.

Y con estas salió de casa zumbando, y encontrándose a Cipriano justo pegado en la pared de su casa y con cara de tonto.

-Buenas noches, Cipriano -dijo a la carrera.

-Buenas noches, chaval -Cipriano ya no se acordaba ni como se llamaba el chico.

Pedro se dirigía urgentemente donde su amigo, pensando lo raro de la actitud de su madre y Cipriano. Cuando llegó a casa de su Luis, este ya estaba esperando en la calle con todos los cacharros fuera.

-Creí que no ibas a venir.

-Perdona, amigo, es que me he quedado un poco dormido, pásame algo que te ayudo.

-Toma, lleva solo esto, lo demás es muy delicado -dijo Luis, con voz todavía alicaída.

– ¿Como te encuentras?

-Pues mal, la sensación que tengo no te la puedo ni explicar, he llegado hasta a pensar en acabar las vacaciones y volver a la ciudad a estudiar.

Pedro, que iba con la intención de contarle lo que le había pasado con Elena, pensó que no era el momento y que debía todavía darle un poco de tiempo, quizás en el monte se lo contaría.

Cuando llegaron al sitio donde habitualmente se solían colocar, montaron todos los armatostes los dos juntos e hicieron lo de siempre. Luis empezó a mirar por el catalejo y Pedro, que en realidad no le interesaban para nada esas cosas, se tumbó encima del verde detrás de él.

-Oye, Luis, ¿iremos luego a despertar a Elena, como siempre?

-No, no tengo fuerzas para ello.

-Bueno lo que quieras, acuérdate que hoy tenemos partidito en la plaza del pueblo con todos los colegas, sabes que es típico jugar hoy el día del Carmen, sobre las doce, y que veremos a todas las chicas, incluido Elena.

-Ya, yo no sé si iré, estoy avergonzado.

– ¡Qué tonto eres!, sabes muy bien cómo es Elena y seguro que ya se le habrá pasado, sería buen momento para pedirla disculpas.

-Pedir disculpas si en realidad te atreves, si hubieras hecho lo que he hecho yo, te costaría mucho pedir disculpas.

-Tienes que ármate de valor e intentarlo, con mucha educación y delicadeza, piénsalo, no seas tonto anda.

-Está bien, lo pensaré.

Mientras la noche transcurría y Luis no paraba de mirar con el catalejo, los prismáticos y haciendo anotaciones, Pedro se quedó dormido en el lecho verde donde se había acoplado desde un principio.

Ya transcurridas unas cuatro horas y con la fresca, Luis tuvo que llamar a Pedro.

– ¡Pedro, Pedro!, que ya se nos hará de día, creo que aquí ya no pintamos nada.

“Ummmmm”, hizo Pedro, pegándose un gran estirón.

-Siempre te pasa lo mismo, te quedas dormido, y si encontramos vida ni te enteras.

-Sí, lo siento, es que estoy muy cansado, ahora bajamos.

Y así trascurrió otra noche de planetas sin vida. Bajaron al pueblo y cada uno se dirigió a su casa, no antes sin que Pedro le recordara que era el día del Carmen.

-Luis, acuérdate que tenemos partido, día del Carmen, si definitivamente te animas a venir, serás aceptado como uno más. Por cierto, te voy a contar una cosa que sospecho, no se lo digas a nadie, pero creo que mi madre y el padre de Elena están liados, o eso intuyo…. Esta noche vinieron a mi casa los dos juntos, y les noté muy raros…, ¡ahh!, y piensa en lo del partido, yo iría, solo por no estar en casa todo el rato pensando.

-Lo pensaré, amigo, lo pensaré, pero que sepas que si voy es por ti.

Luis entro en casa, se tumbó en la cama y pensó que a lo mejor era una buena idea ir al partido y allí hablar con Elena para pedirla disculpas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s